Datos personales

Mi foto
Pontevedra, Pontevedra, Spain
Colaborador de la Revista Radioaficionados de U.R.E. y del Foro Histórico de las Telecomunicaciones del COIT. Lic. CC Económicas y EE. por la USC, Post Grado en Banca Comercial "Cum Laude" por la Univ. Barcelona y Especialista en Dirección Financiera por la UOC

Visitas recibidas

Buscar en este blog

sábado, 19 de marzo de 2016

Julio Cervera Baviera (1854-1927), primer radio-experimentador español en 1899

Julio Cervera Baviera (1854-1927), primer radio-experimentador español en 1899

Tomás Manuel Abeigón Vidal (EA1CIU)
abeigont@gmail.com
Pontevedra


Comandante de Ejército
y Capitán de Ingenieros
Julio Cervera Baviera
Fotografía de fecha
27 de diciembre de 1886
Julio Cervera Baviera, hijo del farmacéutico Miguel Cervera Hernández y Josefa Baviera Mañes, nació el 26 de enero de 1854 en Segorbe (Castellón).

Realizó sus estudios de primera y segunda enseñanza en su ciudad natal, tras los cuales accedió a la Universidad de Valencia comenzando la carrera de Ciencias Físicas y Naturales en 1871 que abandonó, transcurridos los dos primeros años, para ingresar en 1874 en la Escuela Militar de Caballería de Valladolid, donde terminó al año siguiente sus estudios como primero de su promoción. En 1878 fue admitido en la Academia de Ingenieros del Ejército en Guadalajara, donde se graduó en 1882 como teniente y se inició en la masonería. Tras sus primeros destinos en Zaragoza y Barcelona, se casa en 1883 con María de los Desamparados Jiménez Baviera con la que tendría tres hijos. Al año siguiente viajó a Marruecos con el objeto de ampliar sus estudios geográficos militares, escribiendo más tarde las crónicas de este viaje en un libro titulado Expedición geográfico-militar al interior y costas de Marruecos.





Teniente Julio Cervera Baviera como Omar Scherif en su viaje a Marruecos en
1884 para ampliar sus estudios geográfico-militares




Vista general de Tetuán a donde llegó Julio Cervera a primeros de
octubre de 1884


Puerta de entrada a la ciudad de Tetuán
octubre de 1884


Ascendido a Capitán en 1885, viaja de nuevo a África el 14 de mayo de 1886, esta vez en una expedición al Sáhara Occidental para la cual se le concedió comisión de servicio y que culminó con la publicación en 1887 de su libro Viaje de exploración por el Sáhara Occidental: Estudios geográficos.


Curriculum Vitae de Julio Cervera Baviera (27-12-1886)






Dicha expedición tuvo gran repercusión oficial al conseguirse la firma de algunos tratados comerciales y el incremento de la influencia española en la zona, por lo cual fue nombrado "Comandante de Ejército" manteniendo su rango de Capitán del Cuerpo de Ingenieros.



Expedición al Sahara Occidental iniciada el 14 de mayo de 1886
Hach Abb-el-Káder el Ayar, tirador del Riff, el Capitán Julio Cervera Baviera,
 sentado en la silla; Francisco Quiroga Rodríguez, profesor de CC. Naturales, sentado
 en el suelo, y  Felipe Rizzo, antiguo cónsul y profesor de lengua árabe. 


El 23 de febrero de 1887 Julio Cervera se incorporó al Segundo Batallón del Cuarto Regimiento, zapadores-minadores, en Barcelona. El 6 de julio de ese año pasa al Primer Batallón, representando al Cuerpo de Ingenieros Militares en la Exposición Universal celebrada en Barcelona  entre el 8 de abril de 1888 y el 9 de diciembre de ese año que fue inaugurada por la Reina Regente el 20 de mayo.

El 17 de septiembre de 1888 Julio Cervera fue nombrado agregado militar de la Legación española en Tánger, capital diplomática del Imperio Marroquí, donde permaneció hasta 1890 cuando regresó a la península.

La denuncia que Cervera efectuó entonces de ciertos abusos cometidos por los representantes españoles en Marruecos desembocó en su arresto durante seis meses en enero de 1891 en el Castillo de Santa Bárbara de Alicante, tras el cual permaneció durante dos años como supernumerario sin sueldo, trabajando, en dicho periodo, en el proyecto de instalación de alumbrado público de Segorbe y efectuando su primera incursión en la política al presentarse como candidato a diputado en 1893, no resultando finalmente elegido.

Se reincorporó de nuevo al ejército en 1893 a las órdenes de Manuel Macías, Comandante General de Melilla, al estallar la denominada Guerra de Margallo en Marruecos, siendo condecorado por méritos contraídos en su participación en dicho conflicto.

En 1894 fue nombrado ayudante de campo de Manuel Macías, a quien siguió al ser designado este Capitán General de Canarias,  trasladándose a vivir a las islas, donde colaboró en varios proyectos de ingeniería fuera del ámbito militar, destacando entre ellos, el alumbrado de Santa Cruz de Tenerife.


Fábrica de Alumbrado público de Santa Cruz de Tenerife ubicada en la
Plaza que llevó el nombre de Julio Cervera en honor al ingeniero que diseñó
y ejecutó el proyecto (hoy ya no existe)


En 1896 regresa a la península con Macías al lado del cual permaneció como ayudante de campo tras la designación de este como Comandante en Jefe del Primer Cuerpo de Ejército con sede en Valladolid. Cervera viajará entonces en comisión durante dos meses a Francia, Alemania y Suiza.

Al ser nombrado Manuel Macías como Gobernador y Capitán General de Puerto Rico, Cervera siguió ligado a este, participando en la Guerra Hispano-americana en 1898, donde se destacó en la defensa del Gamaní. Fue condecorado dos veces por hechos relacionados con su intervención en este conflicto, después del cual también publicó un folleto titulado La defensa militar de Puerto Rico en el que defendió la actuación de Macías favoreciendo su imagen ante la opinión pública española y criticando la actuación de los voluntarios portorriqueños, cuestión esta última que provocó malestar entre los jóvenes sanjuaneros tendiendo Cervera que dar explicaciones para apaciguar los ánimos contra él y evitar consecuencias mayores.
El 27 de marzo de 1899, Marconi, que instalara una estación en Wimereux (Francia), cerca de Boulogne-sur-mer, a orillas del canal de la Mancha, enlazó esta con otra situada a 50 km de distancia en el lado inglés, en el faro de South Foreland, cerca de Dover. La repercusión internacional de este éxito fue muy grande y numerosas personalidades y delegaciones de gobiernos desfilaron por aquellos lugares, interesándose por el nuevo invento. Las autoridades militares españolas enviaron como observador a Julio Cervera Baviera.


Estación radiotelegráfica de Marconi en Wimeraux, marzo 1899

Tras su regreso a España, Julio Cervera cesa como ayudante de campo del General Manuel Macías y el 31 de agosto de 1899 solicitó su primera patente por un "Procedimiento mecánico y químico a la vez para transmitir y recibir ondas eléctricas a distancia, con objeto de producir señales y movimientos de aparatos o máquinas, mediante el uso de aparatos especiales que se reivindican". Por el Ministerio de Fomento se concedió el 20 de septiembre de 1899 patente de invención con el número 24717. En septiembre presentó al Ministro de Guerra una memoria informativa de sus progresos en telegrafía sin hilos y de las posibles aplicaciones de las ondas hertzianas a la defensa.



Certificado de patente 128.311 solicitada en Alemania el 13 de septiembre
de 1899



Patente de Julio Cervera presentada el 6 de octubre de 1899
en Inglaterra


Decía el diario El Globo en su edición del 6 de noviembre de 1899 que "[...] El sistema del Sr. Cervera es completamente distinto a los conocidos en el extranjero [...]".


Cuartel de la Montaña en la calle Ferraz (Madrid) hoy desaparecido
 Ocupa su lugar el Templo de Debod

EA1CIU, 1/8/2016 en el Parque de la Montaña

EA1CIU en el Templo de Debod el 1/8/2016




Cuartel de San Francisco, hoy desaparecido, situado en el
lateral izquierdo de la Basílica de San Francisco El Grande
Este soy yo, EA1CIU delante de San Francisco El Grande el 1/8/2016

El 6 de diciembre de 1899, en los locales que ocupaba el Batallón de Telégrafos dentro del Cuartel de la Montaña, ante la Reina Regente, María Cristina de Habsburgo-Lorena, su hijo Alfonso XIII, Marcelo Azcárraga Palmero, Ministro de la Guerra; Antonio Ziriza Sánchez, Capitán General de Castilla la Nueva; todos los jefes y oficiales de los cuerpos de ingenieros de la guarnición y otros asistentes, se efectuó una demostración del sistema de telegrafía sin hilos inventado por Julio Cervera. Con él ya se habían realizado ensayos a la distancia de 10 km.

Julio Cervera (Fotografía del año 1900)


El capitán Eduardo Gallego Ramos, perteneciente al Batallón de Telégrafos y redactor de la revista La Energía eléctrica escribe en esta publicación, días después, una nota sobre estas pruebas a las que debió asistir. Menciona que Cervera había obtenido patente de su sistema, no sólo en España, sino también en Inglaterra y Alemania.


Capitán Eduardo Gallego Ramos

Las pruebas efectuadas con anterioridad al 6 de diciembre de 1899 se habían llevado a cabo entre el Cuartel de la Montaña y el de San Francisco (2 km) y entre el primero y Leganés (9 km); y con el campamento de  Carabanchel, el mismo día 6 por la tarde, resultando exitosas en todos los casos. Termina la nota del capitán Gallego Ramos mencionando que "[...] El inventor fue felicitado por S. M., autoridades y compañeros que presenciaron el inmejorable resultado alcanzado en las experiencias, prometiéndole S. M. la más eficaz ayuda oficial para la consecución de los fines que persigue, y para las pruebas que en más grande escala habrá de realizar en plazo breve." Cervera pretendía también aplicar la telegrafía sin hilos a la explosión de minas a larga distancia.


Campamento de Carabanchel en septiembre de 1899


El 11 de Diciembre de 1899 se confiere a Julio Cervera una comisión de servicio para Madrid, Andalucía, Valencia y Ceuta para efectuar prácticas de telegrafía sin hilos con sus aparatos, hasta finales de Julio de 1900. En agosto de ese año sería nombrado Comisario Regio Director de la Escuela Superior de Artes e Industrias de Madrid en el que cesaría en abril de 1901, reincorporándose entonces al ejército que le adscribe a la Comisión de de Telegrafía sin Hilos la cual desarrolló sus trabajos entre 1901 y 1903.

El recién nombrado Director General de Correos y Telégrafos, Vicente Cabeza de Vaca y Fernández de Córdoba (Marqués de Portago), estudiaba a finales de 1900 el medio de poner en comunicación mediante el telégrafo sin hilos a todas las islas de los archipiélagos canario y Baleares, para lo cual inició contactos con Ducretet en Francia y Marconi en Inglaterra. El 6 de enero de 1901 la agencia de noticias Mencheta circularizaba entre los periódicos de provincias el siguiente telegrama: "En breve llegará a Madrid un representante de Marconi, el inventor de la telegrafía sin hilos, para acordar con el director general de Comunicaciones, señor Marqués de Portago, los ensayos de este sistema de telegrafía en las islas de los archipiélagos canario y balear." El diario La Correspondencia militar, que lo recoge en su edición del día 10 de enero de 1901 crítica este intento de la compañía de Marconi de introducir su sistema en España:  "[...] No lo creemos; no podemos creer que la  inquina al Ejército llegue hasta el caso de prescindir en absoluto de un sistema nacional de telegrafía sin hilos con privilegios propios, españoles, debidos a un jefe del Cuerpo de ingenieros [Julio Cervera Baviera], para entregar las comunicaciones de Baleares y Canarias a una compañía inglesa The Wireless Telegraph, que es la que explota los aparatos de Marconi.
¡Las comunicaciones de las posesiones que nos quedan entregadas a los ingleses! ¡Nuestros ingenieros militares a los pies de The Wireless Telegraph! ¿Es lo que al Ejército y a España le quedaba por ver, señor marqués de Portago?." Al interés del ministro de comunicaciones de establecer la telegrafía sin hilos en España "[...] Y por lo mismo que con honradez y en pro del bien nacional trata exclusivamente de resolver este problema, ya están colocándose en las sombras, frente al marqués de Portago, los protectores españoles de intereses morales y materiales de determinado país extranjero.[...]" . El 20 de enero de 1901, un diario español se había hecho eco de rumores que habían circulado "[...] sobre supuestos sobornos, en parte políticos, que se dice se intentan sobre altos empleados de Telégrafos para que informen contra las pruebas que ha de efectuar el comandante Cervera.[...]". El marqués de Portago, después de entrevistarse a mediados de enero con Julio Cervera, decidió esperar por los resultados de los ensayos de este, aunque recibía a los representantes de las casas explotadoras de las patentes Slaby Arco, cuyo sistema ensayaban las tropas alemanas en China; Ducretet y Marconi, con los cuales se había "abstenido de entrar en negociaciones" hasta tanto se apreciasen "los resultados prácticos obtenidos con los aparatos ideados" por Cervera. Decía La Energía eléctrica que "[...] el problema de la telegrafía sin conductores está casi en sus principios, distando mucho de haberse resuelto hasta ahora prácticamente; las Compañías explotadoras de las patentes, y en especial la de Marconi, no han obtenido ni con mucho el rendimiento que pensaban; las distancias a que puede comunicarse por este medio, son relativamente muy pequeñas, y todas estas causas y algunas otras, justifican el que creamos prematura todavía la aceptación de tal sistema de telegrafía en España, si fuese cosa de pagar la crecida cantidad que exigen las casas extranjeras que trabajan este negocio.[...]". Las experiencias entre el norte de África y la península que realizaría Cervera iban a ser evaluadas por una comisión técnica que se había nombrado al efecto.

En 1901, Julio Cervera presentó una Memoria oficial descriptiva de un sistema por él ideado para dirigir torpedos en el mar y hacer explotar a distancia los terrestres a través de la telegrafía sin hilos. Dicha memoria no vio nunca la luz ni fue tenido en consideración para su aplicación.

El 7 de febrero de 1901 el Diario de Avisos de Madrid informaba de que "[...] se ensayan en estos momentos los aparatos ideados por el comandante de Ingenieros D. Julio Cervera, y al efecto se trata de unir por medio de telégrafo sin alambres el Cabo de Nao e lbiza, es decir, una distancia de 143 kilómetros [...]".

En los meses de mayo, junio y julio de 1901, Julio Cervera Baviera realizó los ensayos de telegrafía sin hilos entre las estaciones instaladas en Ceuta y Tarifa con el sistema radiotelegráfico de su invención. La Comisión encargada de las experiencias la componían: el jefe del Batallón de Telégrafos, Teniente coronel Lorenzo Gallego Carranza, el comandante Julio Cervera, y los tenientes Antonio Peláez-Campomanes García de Miguel y Tomás Fernández Quintana. Les acompañaba una sección de soldados telegrafistas con dos cabos y dos sargentos.


De Izquierda a derecha Antonio Peláez-Campomanes, 
Julio Cervera y Tomás Fernández Quintana
           
A principios de enero de 1902, en las páginas del diario madrileño El País, se inserta una crónica, publicada en dos partes, escrita por el corresponsal del periódico en París, Isidoro López Lapuya, en la que se relata la intención del ingeniero austriaco, nacionalizado francés, Víctor Popp, de introducir en la Marina de guerra española la telegrafía sin hilos. En la misma se expone, a modo de crítica hacia las autoridades españolas, el que el intento de la sociedad francesa que representa Popp cuente con la autorización para traer a España aparatos fabricados por la casa Rochefort en los que se adheriría una chapa con la siguiente inscripción: «Systeme de la Societé Française des telegraphes et teléphones sens fil (Brevet Rochefort)». Se cuestiona por el corresponsal tal consentimiento que argumenta es poco favorable a la economía del país pues en lugar de adquirir los aparatos a la empresa de Popp sería más barato hacerlo directamente a la casa fabricante de los mismos, la de Octavio Rochefort Lucay, ahorrándose así la comisión y beneficio que tendrá que pagar de más en la forma por la que se ha optado. Rochefort construía las estaciones radiotelegráficas que se instalaban en los buques de guerra de la Marina Francesa.

Fotografía de 1903



El 12 de enero de 1902, tras meses de ensayos y detenidos estudios, había empezado a funcionar la comunicación de telegrafía sin hilos del sistema Cervera entre las estaciones militares de Ceuta y Tarifa.


Poste de la antena de la estación de telegrafía sin hilos sistema Cervera
Castillo del Hacho




Estación del Monte Hacho (Ceuta) que quedó establecida el 12/1/1902

                       

Estación en el Cerro Camorro (Tarifa) Sistema Cervera (12/1/1902)


Tarifa (Cerro Camorro)


El 29 de enero de 1902, Julio Cervera solicitó su última patente, la número 29197 con  la siguiente denominación: "Aparato trasmisor y receptor de señales por medio de oscilaciones electro-magnéticas" que representó la versión más actualizada de sus aparatos, después de las cinco actualizaciones que había registrado desde 1899.

El 22 de marzo de 1902, se constituye en Madrid la Sociedad Anónima Española de Telegrafía y Telefonía Sin Hilos con objeto de instalar en España la telegrafía sin hilos. Julio Cervera, Director técnico, trabajaba en el proyecto del ministerio de la gobernación para establecer la comunicación entre la península y Baleares. Como todo o casi todo el material había tenido, hasta la fecha, que construirse en el extranjero por carecer en nuestro país de elementos industriales para ello, Cervera formó su sociedad, con el propósito de fabricar en España todos los aparatos principales y accesorios necesarios para su sistema. A tal efecto montó en Madrid sus talleres mecánicos. Julio Cervera había declarado también que "la telegrafía no es la aplicación más importante de su sistema, y actualmente se haya construyendo dos aparatos completamente nuevos para otras aplicaciones más importantes". El comandante Cervera había obtenido patente de sus inventos en España, Estados Unidos y varios países europeos.


Primera página de la escritura de Constitución de la sociedad
"Telegrafía y Telefonía sin hilos" 22 de marzo de 1902


Última página de la escritura de constitución de la sociedad
"Telegrafía y Telefonía sin hilos"


La Energía Eléctrica publica un número extraordinario con motivo de la coronación de Alfonso XIII en el que se incluye un artículo de Julio Cervera titulado La última patente de invención del Comandante Cervera Baviera.

Aparatos de telegrafía sin hilos Sistema de Julio Cervera

El 7 de junio de 1902, Julio Cervera visitó al Ministro de Marina, el liberal Cristóbal Colón de la Cerda y Gante (Duque de Veragua), con objeto de ultimar los detalles para llevar a efecto el establecimiento de una estación radiotelegráfica de su sistema en el crucero Lepanto, a bordo del cual se encontraba la Escuela de Aplicación de la Armada española.







Crucero Lepanto, sede de la Escuela de Aplicación de la Armada

El interés de las casas extranjeras de telegrafía sin hilos por hacerse con el mercado español quedaba patente en noticias como la aparecida el 23 de junio de 1902 en La Correspondencia militar  donde podemos leer que:

"A las once de esta mañana se han verificado en el estanque del Retiro algunas experiencias del telégrafo sin hilos de que es inventor el Sr. Marconi.
Las pruebas han dado un resultado negativo, pues por causas que nosotros ignoramos, los aparatos no han funcionado aun tratándose de distancias tan cortas como las que en el estanque se pueden emplear.
Desde luego, y aunque al repetir las experiencias en dicho sitio tengan un éxito completo, esto no debe satisfacer a nadie, toda vez que las pruebas de la telegrafía sin hilos se hacen hoy hasta distancias de cien kilómetros.[...]". "[...] A las pruebas de esta mañana han asistido el ministro de Marina, el contralmirante Sr. Cámara y Comisiones de jefes y oficiales de la Armada, del Cuerpo de ingenieros militares, entre los cuales vimos al comandante Sr. Cervera y algunos oficiales de Telégrafos".

En representación de la casa Marconi en España acudió el diputado a Cortes, José Labastida acompañado de ingenieros de una casa extranjera propietaria de la patente .

A la semana siguiente de haberse efectuado las fracasadas pruebas en el parque del Retiro con el aparato del sistema Marconi se redacta un informe por los marinos que asistieron a las mismas en el que se comenta que es preciso repetir los ensayos con nuevos aparatos que permitan comunicar a distancias de más de 100 millas y que de acuerdo con el representante de Marconi en España se harán nuevas pruebas en el próximo verano entre buques de guerra con el sistema Marconi y con el Cervera.

El 8 de julio de 1902, Julio Cervera viajaba a Cartagena con el objeto de instalar una estación radiotelegráfica a bordo del crucero Lepanto. Por Real orden de 26 de Julio de 1902 se había invitado al representante en España de la telegrafía sin hilos de Marconi, para instalar en el Lepanto una estación de ensayo a disposición de la Escuela de aplicación, ubicada a bordo de ese buque. En el aviso real Giralda, se instalaría el Cervera, y en septiembre se realizarían pruebas para decidir cuál de los dos sistemas resultaba mejor para incorporarlo en la Armada.

En octubre de 1902, el comandante Julio Cervera Baviera se encontraba en Madrid efectuando nuevas pruebas de comunicación. En sus oficinas, laboratorio y talleres se celebraron experiencias con los aparatos construidos destinados al crucero Rio de la Plata y al Cabo de La Nao, montando tres estaciones, una en los propios talleres, la segunda en una casa de la calle de Don Martín, posiblemente en el número 67 que era el domicilio social de la Sociedad Anónima de Telegrafía y Telefonía sin Hilos,  y una tercera en la del Tutor, funcionando las tres sin interrupción durante la hora y media que duraron las experiencias.


Julio Cervera en el Cuartel de la Montaña en octubre de 1902

Posteriormente, realizó nuevos ensayos entre las estaciones establecidas en el Cuartel de la Montaña y el de San Francisco. La revista Alrededor del Mundo comenta:

"[...] Probada por completo la utilidad de esta telegrafía, el ministro de la Guerra ha dispuesto que se dote al regimiento de telegrafistas de todo el material necesario, y de ese modo nuestras tropas contarán, para comunicarse, con el telégrafo corriente, es decir, aquel cuyas estaciones están unidas por hilo, el telégrafo óptico y el telégrafo sin hilos, sistema Cervera [...] ... [...] En el cuartel de la Montaña hemos visto estos días una instalación de telegrafía sin hilos portátil. Toda ella se reduce a cuatro palos para sostener un toldo en caso de lluvia, y dos mesas pequeñas, sobre las cuales se colocan los aparatos y las pilas.
Según órdenes recientes, todos los soldados de ingenieros que hay en Madrid aprenderán el manejo del aparato y luego se enviarán varios más a los diferentes puntos donde hay destacamentos del regimiento. [...]". También recoge información esta publicación sobre los planes de establecer comunicación, mediante telegrafía sin hilos del sistema Cervera, con las islas: "[...] Probablemente el primer aparato que se fabrique se enviará a las Baleares con el fin de hacer pruebas de transmisión de despachos desde allí a Madrid.[...]".

El 20 de octubre de 1902 el diario El Correo español informaba de la finalización de las obras de ensayo en Ibiza del sistema de telegrafía sin hilos, sistema Cervera que habían sido realizadas bajo la dirección de González Pitarch. La antena, con una elevación de 60 metros, se había instalado en el Cabo Pelado, al sudoeste de la isla. La antena, con una elevación de 60 metros, se había instalado en el Cabo Pelado, al sudoeste de la isla. El diario La época añadía a la noticia el siguiente comentario: “[…] La estación del Cabo Pelado es un verdadero desierto, distante de la ciudad dos horas en coche, otra a caballo y una más a pie, por un camino verdaderamente infernal […]”.

El 22 de noviembre de 1902 el periódico El Heraldo de Madrid incluía en su edición una noticia fechada en Palma de Mallorca cuyo texto era el siguiente: “En breve se verificarán ensayos de telegrafía sin hilos entre Ibiza y la Península. En aquella isla se hallan colocados los aparatos necesarios para verificarlos. Dentro de poco se montará un ramal telegráfico para poner en comunicación con la estación de Ibiza la estación de Cabo Pelado. El ramal servirá para auxiliar aquellos ensayos.”

En la última semana de diciembre de 1902 Julio Cervera se desplazaba a Jávea desde Valencia para efectuar las pruebas concluyentes de su sistema entre la península y Baleares.

El 1 de enero de 1903 se informa en el periódico valenciano Las Provincias que "se ha ordenado al comandante de ingenieros Julio Cervera, que se encontraba en Jávea [Cabo La Nao, costa de Alicante] haciendo con éxito experiencias de telegrafía sin hilos entre dicho punto y la isla de Ibiza [Cabo Pelado], que tenga dispuestas dos instalaciones del citado sistema para las plazas africanas de Ceuta y Melilla".

En la misma página que se recogía esta información, se encuentra una carta al director del periódico fechada el 30 de diciembre de 1902 que no tiene firma y en la que se narra cómo, tras enterarse del éxito de las pruebas de Cervera el día anterior, al conseguir comunicar Ibiza con Jávea mediante su sistema de telegrafía sin hilos, se desplazó en compañía de alguien más al lugar donde estaba establecida la estación del Cabo de La Nao. La instalación se encontraba a 200 m. de altura respecto al nivel del mar, consistiendo en una pequeña caseta y un elevado poste (60 m. de altura). El autor del artículo sostiene que estuvo con el comandante Cervera y este le mostró los aparatos transmisor y receptor de la estación allí instalada.



Las Provincias, diario de Valencia, 1 de enero de 1903

Otros diarios de provincias se hicieron eco de esta información. Al día siguiente de aparecer en Las Provincias, la carta fue reproducida en La Correspondencia de Alicante y en días sucesivos una nota muy similar sobre el éxito de las pruebas es publicada en El eco balear, La  crónica meridional (Alicante), El mercantil extremeño, y Diario de Tenerife.







El 19 de enero de 1903, el mismo diario de Valencia, Las Provincias, publicó, dentro de su apartado de "Noticias Militares", la siguiente nota "Ha pedido reconocimiento facultativo el Comandante de ingenieros D. Julio Cervera". El 21 de enero se ordena que el mismo se lleve a cabo el día 26 del mismo mes.

El reconocimiento se le efectuó el día señalado en el Hospital Militar de Valencia. El Certificado médico emitido con fecha 26 de enero de 1903 recoge la sintomatología padecida por Cervera, y tras el examen que se le practicó se concluye con el diagnóstico y tratamiento propuesto por el cuadro facultativo que le atendió: "[...]  De todo lo cual deducen los que suscriben la existencia de una neurastenia de origen gastro-intestinal para cuya curación es de absoluta necesidad que este sr. Comandante, absteniéndose de todo trabajo intelectual y separado del servicio activo, hago uso de dos meses de licencia que podrá disfrutar en un país alto y seco como Líria (Valencia)."




Certificado médico de 26 de enero de 1903
pág. 1



Certificado médico de 26 de enero de 1903
pág. 2


El 17 de marzo de 1903, procedente de Madrid y en el tren correo llegaba a Valencia Julio Cervera.

El 1 de abril de 1903 se le concedió una licencia por enfermedad a Julio Cervera y el 1 de mayo marchó a Málaga y Londres. Al terminar la baja no se reincorporó a su puesto en el Regimiento de Telégrafos al que pertenecía, por lo cual se le abrió un proceso por abandono de destino. El 23 de julio fue declarado en situación de reempleazo yel 17 de agosto de 1903 fue dado de baja en el Ejército. Tras su regreso del extranjero, Julio Cervera no volvió a ocuparse nunca más de la telegrafía sin hilos.

El senador y presidente de la Sociedad Anónima Española de Telegrafía y Telefonía sin Hilos, Antonio López Muñoz, viajó a finales de julio de 1903 a París . Al mes siguiente la prensa informaba de que "La Sociedad [Anónima] Española de Telegrafía [y Telefonía] Sin Hilos ha solicitado terrenos en las inmediaciones del hospital civil de San Antonio, de San Sebastián, para la colocación de un mástil de 35 metros de altura, con objeto de transmitir y recibir despachos.
Por ahora los trabajos serán de prueba, y el otro aparato receptor transmisor se colocará a bordo del yate Giralda, el que en la bahía y navegando estará en comunicación con San Sebastián.
Se asegura que para las primeras pruebas irá a bordo del Giralda S. M. el Rey." 

Después del abandono de sus trabajos de radiotelegrafía por parte de Julio Cervera Baviera, a finales de agosto de 1903, la Sociedad Anónima Española de Telegrafía y Telefonía Sin Hilos llegó a un acuerdo con la empresa homóloga francesa Societé Française des telegraphes et teléphones sens fil, mediante el cual, dicha empresa se hacía cargo de seguir los trabajos y proyectos iniciados por la primera, en España. Se trataba de la sociedad francesa "[...] que dirige el notable ingeniero M. Víctor Popp, autor de un nuevo sistema de radiotelegrafía, implantado ya con gran éxito en varias naciones europeas.
En virtud del referido acuerdo, la Sociedad francesa transformará, con arreglo a sus procedimientos, las estaciones radiotelegráficas existentes en Ceuta, Tarifa, Cabo de La Nao e Islas Baleares, creando además cuatro estaciones en las costas españolas del Atlántico.
También se encargará dicha Sociedad de instalar la telegrafía sin hilos, sistema Branly-Popp, a bordo de tres buques de guerra, en el yate real Giralda y en el palacio de Miramar [(San Sebastíán)]."



Branly (1903)









El 15 de noviembre de 1903 Julio Cervera solicitó el reingresó al servicio activo, sin embargo, este no se produjo entonces al serle abierto un proceso por abandono de destino que no se resolvería hasta catorce meses después. 

Escudo de la Institución (1903)
Mientras tanto, Julio Cervera retomó su idea de crear en España una institución de enseñanza con métodos modernos que había concebido durante su etapa de Comisario Regio Director de la Escuela de Artes e Industrias de Madrid, donde no la pudo poner en práctica motivando su dimisión. A finales de 1903 funda en Valencia la Internacional Institución Electrotécnica, Escuela libre de ingenieros electricista, mecánicos y mecánico-electricistas, cuyo sistema de enseñanza era el seguido en las escuelas más modernas y adelantadas de Europa y América del Norte, es decir, el de la correspondencia. Esta institución privada gozó de gran prestigio y aceptación en España durante muchos años, cuyos estudios cursaron grandes ingenieros electricistas.


Las oficinas centrales de la Internacional Institución Electrotécnica se establecieron en la calle de Peris y Valero (antes de la Paz), letras M y G, de la ciudad de Valencia. La Institución, que venía funcionado hacia t
iempo en París, durante su primer año había alcanzado a reunir trece alumnos; en el segundo, cuarenta y en el tercero, ochenta. La fundada por Cervera en España seis meses después de su puesta en funcionamiento contaba ya con más de cien alumnos, muchos de ellos en Méjico, Argentina, Cuba y Puerto Rico. 

Pero Cervera no llevó a cabo solo su proyecto sino que fue "ayudado por personas competentísimas, que, convencidas de los méritos positivos e indiscutibles del Sr. Cervera, le confiaron con gran acierto la dirección de la Escuela Española."

Manual de la Internacional Institución Electrotécnica (1904)


En 1903, el oficial del Cuerpo de Telégrafos, Matías Balsera Rodríguez construyó una estación de telegrafía sin hilos con sus propios medios y con la que contactó, desde su casa, en Puerto de Santa María, con las estaciones privadas de la Compañía Transatlántica en Cádiz y Matagorda, convirtiéndose así en el primer radioaficionado y Dx-ista español. Balsera desarrollaría. al igual que lo hizo Cervera, un sistema para la dirección de torpedos por telegrafía sin hilos.



Artículo sobre Matías Balsera en Revista Radioaficionados
 (marzo 2016)



En 1904 la Societé Française des telegraphes et teléphones sens fil de Popp y Branly quiebra dejando libre el camino a otras iniciativas extranjeras interesadas en el incipiente mercado español. Las excesivas pretensiones económicas y su afán exclusivista y monopolizador de Marconi fueron aprovechadas por Alemania. La iniciativa la tomó la representación en España de Telefunken, que ofreció a comienzos de 1904 a los Ministerios de Guerra y Marina traer aparatos de esta marca, sin coste para ellos, para que hicieran pruebas. 

El 24 de enero de 1905, tras el sobreseimiento definitivo recaído en la causa instruida a Julio Cervera por abandono de destino, fue nuevamente dado de alta en el Ejército en el Cuerpo en el que servía, colocándose en la escala de su clase en el mismo lugar en que se hallaba y abonándosele el tiempo transcurrido desde su baja para todos los efectos, quedando en situación de supernumerario sin sueldo adscrito a la Subinspección de la tercera región. Cervera había alegado en el proceso que padecía una enfermedad mental, neurastenia, y que en enero de 1903 había sido reconocido en el hospital militar de Valencia, como así se ha demostrado.

En el periódico El País de 25 de agosto de 1905 se publicó la lista de candidatos republicanos que se presentaban a las elecciones del 10 de septiembre  en las que Julio Cervera lo hacía por el distrito de Segorbe. Finalmente, Cervera no salió elegido diputado entonces.

Por Real Orden de 7 de septiembre de 1905, el primer teniente de la Guardia Civil, Sancho López López es condecorado con la cruz de 1ª clase del Mérito Militar con distintivo blanco por su trabajo de traducción del libro del italiano Oreste Murani, profesor del Instituto Superior de Milán, titulado Ondas hertzianas y telégrafo sin hilos publicado en Italia en julio de 1903, y la elaboración de un apéndice complementario a la obra traducida, que se incluye en la edición española como complemento, de gran originalidad y utilidad.


Portada del libro de Sancho López López (1905)

Sancho López obtuvo de Julio Cervera, cuyo sistema de telegrafía sin hilos describió en su apéndice, la siguiente carta que hizo incluir a continuación del prólogo de Murani:

"Sr. D. Sáncho López López . – Madrid

Mi estimado amigo y compañero: Agradezco a V. muchísimo los buenos deseos de que su obra lleve un prólogo escrito por mí. Siento que V. espere algo bueno de mi pluma. Mis escritos son secos, áridos, nada amenos, y desde poco tiempo hace, cuando de «telegrafía sin hilo» se trata, sólo acuden a mi mente amarguras y pesimismos. En esto, como en todo, marchamos a la cola de los países progresivos y cultos.

Envidio a los que, como V., trabajan con fe y sin temor a la envidia, y llegan a popularizar los estudios de una rama de la ciencia llamada a producir verdadera revolución en la vida, por sus aplicaciones múltiples e importantísimas a la industria y a la guerra, muchas desconocidas en España, pero de uso conocido por algunos en otros países.

Ha reunido V. en un pequeño volumen cuantos conocimientos constituyen hoy el estudio práctico de las oscilaciones eléctricas.

¿Qué he de decir yo de su trabajo? La obra me gusta. Es un estudio completo: al día. ¡Dichoso V. que trabaja! Yo me voy cansando ya de luchar en la brecha: empiezo a ser viejo y no me queda más misión que animar a los amigos jóvenes que no han perdido aún la fe...
Apenas convaleciente y no repuesto aún de los trastornos mentales que contrariedades de fuera amargaron horas de mi vida consagradas al trabajo, parece que vivo en un sueño prolongado y acuden a mí, esfumados y confusos, recuerdos de lo  pasado .

Parece como idea remota, algo así como proponer a alguien la aplicación de las ondulaciones hertzianas a la explosión de minas y torpedos... hace seis o más años.

Mientras en nuestras costas no hay una sola estación de un sistema cualquiera de los muchos establecidos en los países en que se trabaja y se piensa; estación simple y sencilla para que comuniquen con tierra los trasatlánticos de todos los países extranjeros, provistos ya de aparatos para telegrafiar sin hilo conductor, los japoneses disponen de torpedos dirigibles por ondulaciones eléctricas. ¡Quién sabe si las explosiones atrevidas dentro de la misma bahía de Port- Arthur, son debidas a máquinas sumergibles y dirigidas desde los barcos nipones con los mismos aparatos de sus estaciones telegráficas! Que las hay no lo dude V.; y que, con ser muy importante, la menos importante de las aplicaciones de la transmisión a distancia es la telegrafía, tampoco lo dude V.

En Inglaterra, en los Estados Unidos y tal vez en otros países, se han hecho ensayos de explosión de torpedos libres por sistemas desconocidos... ¡Como hace seis años se proponía!

Pero nuestro país es pobre. Los ensayos científicos de importancia exigen millones. Sólo la estación telegráfica sin hilos de Poldhu ha costado 200.000 libras esterlinas... La confusión de mis ideas, el estado de mi ánimo y mi salud resentida, no me permiten continuar esta carta y habrá V. de dispensarme.
Gracias por sus buenos deseos; mi felicitación sincera por haber publicado su libro, y mil perdones por no saber y no poder decir yo más de lo poco que digo en estos incoherentes e incorrectos renglones.

Gracias también por el recuerdo que me dedica en su libro. Mis pobres trabajos valen bien poco y no merecían la molestia de citarlos.

Siempre será su afectísimo amigo y compañero, que le aprecia en lo mucho que V. vale y que le b. l. m.,

Julio Cervera Baviera".

Sancho López López escribió un artículo sobre la Internacional Institución Electrotécnica que fue publicado en la revista La Energía Eléctrica el 25 de mayo de 1905, dos meses después de que se publicará su traducción del libro de Murani con la carta-prólogo de Cervera. En dicho artículo, que versa sobre los estudios que se cursan en la Escuela, comenta la publicación de una Revista científico-industrial, que se iniciaba en ese año, efectuada por la institución titulada Electricidad y Mecánica que serviría a sus estudiantes para informarles y mantenerles al día sobre los rápidos progresos de la electricidad, complementando la prensa técnica española existente. En esta revista se publicaron también trabajos realizados por los alumnos y las fotografías y biografías de estos.

Ejemplar de la revista Electricidad y Mecánica de 1908, cuarto año de su edición

Julio Cervera obtuvo el retiró del Ejército, a petición propia, el 20 de marzo de 1906,. 

Cervera fue elegido diputado por Valencia el 20 de diciembre de 1908 en las listas del Partido Republicano Radical en elecciones parciales y en sustitución de Vicente Blasco Ibáñez. Permaneció como diputado hasta el 14 de abril de 1910.

En 1909 adquirió y fue director del periódico valenciano El Radical

En la Exposición Regional Valenciana de 1909, muestra comercial e industrial organizada por el Ateneo Mercantil de Valencia e impulsada por su presidente Tomás Trénor, que se desarrolló en la ciudad de Valencia entre el 22 de mayo y el 31 de julio de 1909, participó la Internacional Institución Electrotécnica dirigida por Julio Cervera que mostró sus aparatos de purificación de agua por ozono, producción y aplicación de los rayos X, para el blanqueo eléctrico, para la telegrafía y telefonía sin hilos, cables, instalaciones electro químicas, telégrafos y teléfonos de múltiples sistemas, relojes eléctricos, etc.




Julio Cervera en su despacho de su Institución  en 1911



Insignia de alumno de la Internacional Institución Electrotécnica
En 1911 la Institución dirigida por Julio Cervera amplía y reorganiza los estudios que en ella se realizan. Además de las especialidades de Ingeniero electricista y de Ingeniero mecánico se cursan la de Ingeniero agrícola y la de Ingeniero electro terapéutico; esta última sólo para médicos, farmacéuticos, estudiantes de medicina y farmacia y profesores de aplicaciones médicas. En la ciudad de Valencia se mantiene la sede central para recibir y contestar la numerosa correspondencia que sostienen las Escuelas con sus alumnos y unas nuevas instalaciones se establecen en pleno campo, en un edificio, Villa Amparo (Quart de Poblet), con extensos terrenos, propiedad de Julio Cervera, adquiridos por este en 1909, en donde se localizaban los laboratorios y material de prácticas y estudio al que constantemente se dedica el numeroso profesorado, para celebrar consultas, resolver las dudas y ensayar en el campo cuanto a los alumnos pudiese interesar.



Villa Amparo
Nuevo edificio de la Institución Cervera puesto en funcionamiento en 1911

En ese año el ingeniero y comandante de Artillería. Arturo Martín se hace cargo de la dirección de la Internacional Institución Electrotécnica y Julio Cervera es el ingeniero director de las instalaciones de campo y laboratorios. 

En 1912, Melquiades Álvarez fundó el Partido Reformista, en el cual militaron figuras tan importantes como Manuel Azaña, Benito Pérez Galdós o José Ortega y Gasset. Propugnaba, entre otras cosas, la reforma de la Constitución de 1876 en el sentido de eliminar la confesionalidad católica del Estado, declarada en el artículo 11 de la misma.

Entre las múltiples adhesiones al Partido Reformista, en abril de 1912 se produjo la de Julio Cervera Baviera.


Julio Cervera (1912)

En 1925 la Internacional Institución Electrotécnica, como Sociedad Anónima aparece con sede en Barcelona. El escudo de la institución es el mismo, cuyos talleres gráficos están en la calle Escudillers, nº34.

Los últimos días de su vida se desarrollaron en Madrid, donde falleció el 24 de junio de 1927. Una breve nota en la sección de sucesos de algunos periódicos decía:

"Muerte repentina.- En el paseo de Recoletos se sintió repentinamente enfermo el comandante retirado D. Julio Cervera Baviera, de setenta y dos años, domiciliado en la calle de Góngora, número 3, piso segundo.
Conducido a la clínica de la calle del Almirante, falleció a poco de ingresar."

Un mes más tarde, alguien le rindió tributo publicando su semblanza en un diario de Madrid, recordando que:

"España, con el fallecimiento del comandante retirado de Ingenieros, don Julio Cervera Baviera, ha perdido a uno de sus hombres más esclarecidos. Y el Cuerpo de Ingenieros militares a un jefe que supo poner muy alto el prestigio de su carrera."





Julio Cervera Baviera en la Revista Radioaficionados
(julio de 2016)


Homenaje a Julio Cervera Baviera en el 90 aniversario de su fallecimiento:



No hay comentarios:

Publicar un comentario